Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Opinión

Polémica arte-nativa-rockera

Redactado y publicado por el Jueves, 22 febrero 20076 comentarios

 

Parece que se ha desatado una considerable polémica por otra de las noticias del año, el traslado del Viñarock a Benicassim.

Tenemos a un lado del ring a Matarile, promotora del Viñarock, y al otro extremo al Ayuntamiento de Viñarrobledo. La postura de Matarile viene a denunciar que hace ya varios años que venían pidiendo mejoras sustanciales en las instalaciones y que el Ayuntamiento miraba hacia otro lado, dando largas, pasando año tras año del tema y haciéndose insostenible la situación ante la creciente avalancha de público. Villarrobledo se defiende diciendo que tales peticiones de mejora nunca existieron y que el traslado huele a motivos de mayor rentabilidad económica, para que nos entendamos, que la pela es la pela.

Y es que el caso es que uno no sabe en que posición situarse, porque lógicamente las partes implicadas barren hacia dentro y descalifican al contrario. Además la información que se da se ha convertido más bien en una guerra de declaraciones que explicaciones formales sobre la polémica.

Bueno, pues ahora les doy mi punto de vista. Los tres últimos años he ido al Viñarock. El festival me parece sencillamente el que más se adapta a mis gustos musicales y el cartel casi siempre me ha atraído, allí he visto a Fito&Fitipaldis, Marea, Rosendo, Reincidentes… y un largo etcétera de grupos más o menos interesantes. Los últimos años denotan un cambio de registro, ampliándose cada vez más los diferentes estilos musicales. Años atrás podíamos ver un cartel poderosamente rockero, con unos diez o doce grupos para dos días. Ahora la cosa ha cambiado y el mestizaje, el hip hop y otras tendencias han ido sumándose al cartel para tener su huequecito en la gran fiesta del rock hispano de tres días de duración. Por consiguiente, grupos que antes nadie hubiera pensado que estarían en el Viñarock ahora se suman al cartel sin demasiado trauma (Bebe, Melendi, Macaco, Violadores del Verso..).

Pues bien, mi primera queja es hacia el cartel y la enorme lista de grupos que repiten o tripiten actuación en consideración con el pasado año. A ver.. BeBe, Mägo de Oz, Reincidentes, Barón Rojo… Medina Azahara..pero bueno… ¿qué es este cartel? ¿una broma?. ¡Es prácticamente el mismo cartel que el año pasado!. Joder, vale que nadie quiera perderse esta fiesta, pero vamos a reciclarnos un poquito. Matarile ha ido a lo fácil, han arriesgado lo mínimo y tenemos un cartel decente pero repetitivo. Vamos, que como mi pobre memoria me deja recordar lo que sucedió el año pasado pues este no voy a ir, porque para ver lo mismo no me gasto 75 jurdeles que ya vale la entrada. O sea que el Ayuntamiento regular, pero Matarile regular también.

¿Y qué es otra cosa que puedo recordar? Ah, si! la enorme superpoblación del Viña. Veamos, se cuentan 75.000 espectadores el año pasado. Si, son muchos, pero es que nadie cuenta ni las tropecientasmil entradas falsas que rulaban por ahí, ni todos los que van al festival para estar en la zona de tiendas de fiesta y jolgorio. Esto quiere decir que tranquilamente puede haber 90.000 almas en ese pueblo. ¿Y que pasa con tanta gente? pues que no dan a basto. Sencillamente eso.

(…y cada edición más gente..)

En el Viñarock no os quiero ni contar el tiempo que puedes esperar en kilométricas colas para ducharte o entrar en los baños (los más repugnantes que he visto en mi vida), ni las pocas fuentes que hay en todo el pueblo. Si quieres agua para lavarte tienes 3 o 4 salidas de aguas supercutres en la zona de tiendas, junto a los servicios, o la manguera de la gasolinera, poco más. Vamos, que en el Viña vives en unas situaciones de absoluta falta de higiene. Y lo digo yo, que de verdad que no soy nada escrupuloso y he pasado por muchos sitios chungos en mi vida. Con esto quiero decir que no estoy pidiendo unos baños con papel, espejo, jabón y toalla, no, solo demando sitios donde no tengas que liarla para simplemente hacer tus necesidades o enjuagarte las manos.

Y ese es el tema, que el Ayuntamiento da a entender que si puede pasar la avalancha de muchedumbre con lo puesto pues ellos tan contentos, cosa que me cabrea. Llevan ya tres años con prácticamente las mismas instalaciones (se ha hecho muy, pero muy poco) pero el número de visitantes sigue aumentando. Y como lo siga haciendo de este modo algún día podría haber alguna desgracia o algo similar. Matarile asegura que Benicassim tiene unas instalaciones mucho más acondicionadas y que todavía la van a reforzar más.

Revisando todo lo dicho y posicionándome. Pues que estoy a favor del cambio. En los últimos años de Viñarock el panorama no cambia y creo que el público de los festivales se merecen un trato digno, porque paga mucho por ellos y porque ya basta de que se nos trate como a ganado en vez de como lo que somos, personas. Y digo todo esto admitiendo que me jode mucho que precisamente se vaya a la Comunidad Valenciana pero si es por razones humanas aplaudo la decisión.

En definitiva, que este negocio que es la industria musical puede tener mil y un mamoneos pero antes que nada debe un respeto y un buen trato a su público. Ya vale de esa falta de respeto con el espectador (me estoy acordando de casos como el de los Stone o Sabina este verano). Cuídennos un poco, y si es en Benicassim pues en Benicassim, pero ante todo respeto.

Andrew Zimmerman

PD: Por cierto, no contéis conmigo para este año.