Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Cine y TV

Pegados: Un musical diferente. Cuestión de adherencia.

Redactado y publicado por el Sábado, 8 enero 2011Un comentario

Siempre digo que, si algo tiene de bueno el teatro, es que casi nunca te deja indiferente. Suele gustar o no gustar, pero es muy raro que te deje en tierra de nadie. Por eso, aunque resulte más caro que el cine (en www.atrapalo.com, puedes conseguir entradas más baratas), casi siempre, por lo emocional, sensorial o intelectual, termina siendo más reconfortante la inversión. Además, está implícito el mérito de actuar en directo, que es un poco la esencia del espectáculo.

En cualquier caso, no se trata de un debate sobre el teatro y otras artes, sino que venía a comentar la última obra que he visto, “Pegados: un musical diferente”, en el Teatro Flumen, una pequeña sala de Valencia. La obra en sí se vende bien porque viene disfrazada de musical cuando es más comedia que musical (uno imagina veinte bailarines por el escenario danzando, cantando y brincando, y se encuentra 4 actores ejerciendo la obra, la mayoría del tiempo en estático) y porque, para qué negarlo, tiene el componente sexual presente y eso atrae a gente a reírse de las desgracias sexuales ajenas.

Y es que “Pegados” trata de una pareja que se quedan, pues eso, literalmente pegados durante el acto sexual, y no les queda más remedio que acudir al hospital a ver si le ayudan a despegarse. La obra cuenta con las potentes voces de sus actores protagonistas (¡ojo!, la actriz protagonista no es actualmente Alicia Serrat, la chica “original”, y no sé si es Elena Medina o Xenia Reguant, sospecho que ésta última), el acompañamiento al piano del doctor y el incesante y punzante revoleteo de la enfermera protagonista. Todo para montar una comedia que juega con el doble sentido (aunque a veces peca de lo contrario, de explícita) y con la frontera entre lo real y lo ficticio, estableciendo rápidamente empatía con el público.

El asunto sexual da para una colección de gags que se mezclan con otros que no vienen a cuento (las alusiones a Wally, por ejemplo), pero que se encuentran bien insertados en la trama. Además, el “musical” hace bien en parodiar a los propios musicales cumpliendo casi todos los clichés. Y es que, algo que hace reiteradamente bien la obra, es crear cierta complicidad con el público, que se ve en medio de una broma de carácter inofensivo que solo pretende hacerles reír y pasar un buen rato. Por eso los cambios de tono, las majaderías de la enfermera o la ruptura de la narración.

Así, aunque abuse de un humor facilón, la obra cuenta con cinco o séis elementos muy bien dispuestos y con un ritmo alto que hace que pase por ágil y divertido, algo que en otras manos, podría pasar por obvio y aburrido. Y es que, con ingenio, trabajo y talento, las cosas salen mejor. En fin, “Pegados: un musical diferente”, sin llegar a emocionarme, me hizo pasar un buen rato. Creo que para parejas y amigos, es una buena recomendación. No tanto para alguien más sesudo, que le pida trascendencia o lecciones morales al teatro. Yo sabiendo a lo que iba, opté por dejarme llevar y reírme, y la verdad, lo disfruté. Como casi siempre que voy al teatro.

Ficha técnica:

Texto: Ferran González. Letras y música: Xenia Reguan y Ferran González.

Coreografía: Óscar Reyes.

Dirección musical: Joan Miquel.

Pérez Dirección: Víctor Conde.

Reparto:

Chica: Elena Medina.

Chico: Ferran González.

Enfermera: Gemma Martínez.

Pianista/ doctor: Joan Miquel Pérez.

Pegados, página web.