Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Cómics y Literatura

Moowiloo Woomiloo. El club de los desequilibrados

Redactado y publicado por el Sábado, 2 junio 2012Un comentario

Lo grotesco, lo mórbido, lo enfermizo, lo cruel, lo bizarro, lo demente, lo ridículo, lo sarcástico, lo excéntrico, lo absurdo, lo histérico, lo violento, lo brusco, lo obsceno… se me agotan los adjetivos para una de las propuestas más atractivas de la recien nacida editorial Entrecomics, desde hace años web de referencia en materia comiquera, empeñada ahora en brindar oportunidades a autores nóveles, con gran talento y mucho camino por recorrer.

Bajo el dadaista nombre de Moowiloo Woomiloo, Nestor F. y Molg H, dos freaks de la viñeta procedentes de la revista ADOBO, muestran su vertiente más corrosiva en una recopilación de historias cortas, ácidas y terroríficas que explora los límites del comportamiento humano.

Sería injusto creer que este webcomic ahora hecho papel (con prólogo del gran Paco Alcázar y epílogo del surrealista Nacho García) es tan solo una selección de historias gamberras. No. Moowiloo Woomilo, sin ser un comic puramente crítico, va soltando puyazos contra diestro y siniestro, contra los políticos (ole), contra el mercado laboral, contra el cerrado gremio del comic, contra la policía… no son burlas aleatorias, son críticas sutiles enmascaradas dentro de un universo atroz que empatiza con el desequilibrado.

Hay algo en Moowiloo Woomiloo que descubre la pasión que han puesto sus autores y editores, no solo por la edición en sí (enormemente cuidada), si no por el comic, por el noveno arte, por el tebeo como medio de expresión a respetar y valorar. Si sigue así, la editorial recogerá los frutos de concebir al lector como uno más en el proceso creativo de una obra. Es frecuente que las grandes editoriales ignoren al lector y prioricen los números de final de año. Los sellos pequeños no pueden permitirselo. Entrecomics trata al lector como un amigo, no como un tonto, y lo hace además, con indiscutible profesionalidad. Y ese trato, ese respeto, se agradece.