Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » General, Música

La Canción De La Semana. Los Redondos; Yo, Canibal

Redactado y publicado por el Viernes, 5 septiembre 2008No hay comentarios

Esto es un homenaje a mi gran amigo Lucho, valenciano de adopción, poeta e incansable soñador, que fue la persona que me descubrió a este grupo y a su alma mater, el mítico Indio Solari.

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, popularmente llamados Los Redondos, fue una banda argentina de rock que marcaron historia por lo original de su propuesta y su enorme calado popular. Con un estilo casi inclasificable, debido en gran parte a la heterogeneidad de sus trabajos, ejecutaron un rock barroco y complejo, lleno de metáforas, dobles sentidos y licencias poéticas que lo hicieron únicos en su país y probablemente en el resto del mundo. Una música que demanda varias escuchas por parte del oyente.

Lo romántico de la cuestión es el modo en que Los Redondos llegaron a triunfar. Jamás concedieron una entrevista a la televisión ni se le conocen videoclips o carteles promocionales. Su difusión se redujo a la forma de comunicación más simple y efectiva que conoce el ser humano, el boca a boca. De este modo, fueron creciendo y creciendo hasta el punto que pasaron de tocar en pequeñas salas a llenar estadios como el de River Plate en apenas una década. Los Redonditos de Ricota (otro sobrenombre por el que se les conoce) nunca entraron en el circuito comercial y aún así jamás le faltaron conciertos ni un público fiel. Una actitud que desafiaba al modelo discográfico, musical y comercial que ha existido siempre, y al cual le sacó los colores.

El tema que os traigo es fiel reflejo de su estilo. Pertenece al disco llamado Lobo Suelto, Cordero Atado, publicado el año 1993. Se llama “Yo, Canibal“, y representa bien las señas identificativas de la banda, guitarra potente en primer plano y una batería acompañante que sirve para elaborar una canción tan oscura como difícil de interpretar. Parece que habla de la realidad de hoy, criticando al orden social establecido, a los dirigentes de este mundo y a una sociedad acrítica que se traga el cuento por las noches. Pero si la analizamos desde otra óptica, también puede referirse al consumo de drogas, a la estrecha relación de cada uno con los estupefacientes, a ese momento en el que la persona consume (canibal) y es consumida (cordero). En fín, que hay versiones para todos los gustos y precisamente ahí reside su encanto, en la ambiguedad de una letra complejamente elaborada. Espero que os guste.

Yo, Canibal

No se entiende el menú
pero la salsa abunda.
Soy un gourmet que huele eternamente mal.
Viejas compotas que no dan respiro
al caníbal que hay en mi
(que no es bien recibido en un banquete así).
Se amasan las fortunas, se cargan los bolsillos
de presa seca, de oro falso de vermouth.
Me acaban el cerebro a mordiscos,
bebiendo el jugo de mi corazón
y me cuentan cuentos al ir a dormir.
A un cordero de mi estilo
a un caníbal de mi estilo.
Voy al Coliseo a prenderme fuego
(mi racha de novato nunca cambiará).
¡Por favor! que el adiós no se alargue
me cansé de tanto esperar…
cuando el fuego crezca quiero estar allí.
Un cordero de mi estilo
a un caníbal de mi estilo.

Andrew Zimmerman