Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Cómics y Literatura

Estela Plateada, el superhéroe mártir

Redactado y publicado por el Sábado, 11 enero 20142 comentarios

Hace unos días leí el enorme tomo recopilatorio con que Panini ha recopilado el Estela Plateada de Stan Lee y John Buscema. Un cómic absolutamente imprescindible no solo para los seguidores de Marvel sino para los coleccionistas de cómics en general. Os intento explicar porqué.

Portada-Silver-Surfer

Silver Surfer fue una creación de Stan Lee y Jack Kirby para un número de los 4 fantásticos. Stan Lee venía tiempo jugando con la idea de crear un Dios (Galactus) que viniera a destruir la tierra y que así los 4 fantásticos se enfrentaran a una amenaza superior. ¿Cómo impedir que un Dios hiciera lo que le viniera en gana? A través de su heraldo, con el que sí se comunica. Para eso se creó a Silver Surfer. En España, algún genio lo tradujo como Estela Plateada, que es más poético y fonéticamente atractivo. Así, Estela Plateada impide con su actuación que Galactus destruya la tierra, pero lo paga con un precio altísimo: A partir de entonces, dejaría de surcar el cosmos libremente y quedaría encerrado en la Tierra.

Stan Lee se encariñó con el personaje creando una serie donde experimentaría artísticamente, abriendo sus inquietudes más allá del mercado. El encargado del dibujo fue uno de los grandes, John Buscema. El universo del personaje propiciaba las condiciones para que Buscema pudiera lucirse gráficamente. A Buscema le gustaba crear mundos, jugar con la imaginación y alejarse de lo cotidiano. Los guiones de Stan Lee llevaron a Estela Plateada a enfrentarse a Mefisto, Loki o Hulk, ubicándolo en escenarios muy apetecibles para el dibujante.

silver-surfer-galactus


Conflicto interno y externo

Pese a que por todo lo anterior pueda parecer que Estela Plateada es un cómic de batallas superheroicas, en realidad hacía tiempo que no leía un cómic que hablara tan a las claras de la condición humana y sus recovecos. Primero, por el drama interior que el protagonista vive en su origen. Norrin Radd, alias Estela Plateada, proviene de una civilización perfecta donde todos se entregan al placer, pero él siente que no se ha ganado su privilegiada condición y quiere conocer otros mundos, procurándoles el mismo bienestar. Esa insatisfacción, tan propia del hombre, es el punto de partida de un personaje tan humano que no valora lo que tiene hasta que lo pierde.

El segundo conflicto no yace en su interior, sino en su relación con el entorno. Stan Lee nos presenta una Tierra hostil, que nunca da una oportunidad a Estela Plateada. El miedo, la desconfianza y el ansia de poder dominan la sociedad, que prefiere verlo como un enemigo, pese a los intentos del protagonista. Así, Stan Lee descubre la manera de expresar algunas de sus ideas acerca de la humanidad:

“Jamás vi una raza tan cegada por el miedo, el recelo, por las semillas de la violencia latente como esta que se llama humanidad”

“Solo el hombre lucha por causas sin sentido. Solo el hombre es incitado por la emoción. ¡Se deja arrastrar por la pura soberbia!”

“Puedo soportar las hostiles fuerzas de la naturaleza, las mortíferas saetas de un ataque enemigo, incluso la punzante angustia de la soledad eterna, pero no el tortuoso e incomprensible asalto de la locura humana”.

“¿Cuánto tiempo voy a estar prisionero en el planeta salvaje planeta tierra?”

 

Estela Plateada llora
La relación de Estela Plateada con la tierra se torna muy contradictoria. No comprende la hostilidad del mundo, pero al mismo tiempo conoce las limitaciones de la condición humana y de alguna manera, protege la Tierra. Termina mimetizándose, volviéndose cada vez más humano (incluso llega a llorar). De ahí la escena en que, poseído por la ira, ataca la tierra y termina arrepintiéndose o pensamientos como éste:

“Me odian… me temen. ¡Los mismos humanos a los que mi corazón ansia ayudar¡ ¡Mi corazón! ¿He dicho mi corazón!”

Y es que los soliloquios que Stan Lee pone en boca de Estela Plateada son uno de los grandes atractivos de esta obra, aunque al mismo tiempo le alejara del gran público. Si fuera cantante, Stan Lee haría canciones de 5 o 6 minutos, con el riesgo que conlleva. Estas secuencias de pensamiento permiten a Buscema experimentar con el paisaje y con el aspecto del personaje. De hecho, en dos números sufre una evolución significativa.

Thor-Estela-Plateada

 

Aspecto gráfico

Buscema va moldeando el aspecto del personaje según sus vivencias, pasando de ser un Heraldo musculoso a un alma en pena que vaga por el aire y la galaxia. Su figura se estiliza y su rostro es un reflejo de la desesperanza. Las mismas sombras de los ojos, las arrugas de la frente, las posturas con las que navega el espacio, dejan entrever el drama existencial del personaje.

Una imagen que se repite cíclicamente, ya sea al comienzo o al principio de los episodios, es la de Estela Plateada tumbado en su tabla, dejándose abandonar en su cárcel cósmica. Aunque existieron superhéroes igual de incomprendidos (Spiderman o Hulk, por ejemplo), nunca se presentaron tan dramáticamente. Cabe destacar la imagen de Estela Plateada hablándole a un león sobre el ser humano, ávido de una compañía que le proporcione empatía. La soledad es una constante para un personaje que, cuando consigue algo parecido a una relación de amistad, éste le engaña o desaparece.

silver-surfer-club-imposibles

No es al único al que Buscema trata con especial empatía, casi todos los personajes invitados son tratados de manera excepcional. La representación física de Mefisto no tiene parangón, su versión de Loki, con un rostro tremendamente expresivo,  su oscura visión de Asgard (que le costaron muchas críticas en su momento) o el Holandés Errante, todos ellos tienen un tratamiento exquisito. Además, el cambio de Joe Sinnot por su hermano Sal Buscema a la tinta termina dándole la confianza necesaria y es del número 4 en adelante cuando se ve a un John Buscema en estado de gracia, haciendo sin saberlo, uno de los cómics de culto más importantes de la casa.

superheroe sufrimiento

 

Fin de la serie y repercusión histórica

Pese a que muchos personajes populares pasan por la serie, las ventas disminuyeron hasta tal punto que la colección cayó en un cúmulo de contradicciones, impidiendo la evolución del personaje y precipitando su fin. El primer desacierto fue la repetición de esquemas para introducir personajes con tirón mercantil, caso de Spiderman o La Antorcha humana. Y el final fue la desnaturalización del personaje.

Si algo destacaba en Estela Plateada era su inmensa bondad. Por muchos palos que le dieran, aunque le hubieran golpeado una y otra vez física y moralmente, siempre albergaba un sentimiento de bondad respecto a la humanidad. No guardaba rencor y valoraba sus virtudes aún por encima de sus defectos. En ese sentido, acertados son sus paralelismos con la figura de Jesucristo. Quizás por eso el mismo demonio lo odiaba a muerte. Stan Lee recuperó a Kirby para unos números finales donde Estela Plateada se vuelve un ser vengativo y repleto de ira. Eso no era Estela Plateada y significó la cancelación de la serie. Probablemente el mercado no estaba preparado para un personaje así o quizás simplemente era esa la duración que le convenía a la serie y al personaje.

jack-kirby-silver-surfer-small

El caso es que con el transcurso de los años, los autores recibieron el cariño de miles de fans, que recordaban esos míticos números de Estela Plateada, convertida ya en una serie de culto. Se dice que John Buscema, que dibujó durante toda su vida, estaba trabajando en una réplica de una portada de cómic hasta justo antes de su fallecimiento (2002). Su esposa Dolores encontró, en su mesa de trabajo, un dibujo con la portada del número 1 de Estela Plateada.