Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Deportes

Eurocopa 2012. España 1 Italia 1. El juego de los espejos.

Redactado y publicado por el Domingo, 10 junio 2012No hay comentarios

Hace años, si la selección española jugaba contra Italia siempre había miedo. Los italianos, por las buenas o por las malas, se las averiguarían para eliminarnos. Ahora no, y en eso y en tantas otras cosas, sí que hemos cambiado. El partido de la selección de hoy es una buena muestra de ello. La costumbre de la victoria es peligrosa. Nadie parece ahora acordarse cuánto costaba pasar una fase de grupos antes (el gol in-extremis de Alfonso, el fracaso de la Eurocopa de Portugal…). Hoy parecía que España jugaba contra un equipo amateur. Y no señores, jugaba contra Italia, que también sabe, y mucho, lo que es ganar. Ahora encima están cementados en el núcleo duro de la Juventus y se ha tirado a la espalda de Pirlo, el verdadero Cavaliere. España, de alguna manera, se ha enfrentado al espejo y al monstruo que han creado sus victorias: Enorme exigencia y poca memoria.

La disposición de Del Bosque tenía sus riesgos, sin bandas y sin nueve fijo. Lo que tantas veces han pedido tantos analistas deportivos, parece que hoy no servía. Los locutores se han hartado, por activa y por pasiva, de decir no solo cómo tiene que plantear tácticamente la selección cada partido, sino qué tienen que hacer los jugadores en cada lance del juego. “Pasa a la izquierda, métela por dentro, más rápido”. La retransmisión de los infames Manu Carreño y sobre todo, Paco González, por parte de Telecinco, ha sido lamentable, insufrible para el espectador.

¿Y de fútbol qué? Pues ha pasado que a España le ha costado mucho el asentamiento de las judías, que diría Martí Perarnau (teoría futbolística según la cual los grandes jugadores asociativos necesitan tiempo para ir entendiendo los automatismos tácticos). Sin nueve fijo, con cuatro revoloteadores (Iniesta, Xavi, Silva y Cesc) y laterales que han permanecido atentos a sus labores defensivas, España estaba concentrada en muy poco espacio de terreno. Y en la táctica del embudo, Italia es experta ejecutora. Fueron necesarias las irrupciones de Jordi Alba para desatascar, que Xavi se fuera hasta la media punta y Busquets dejara de naufragar en tierra de nadie. Por su parte, Italia buscaba desmarques de ruptura sin regalar la pelota. Italia no es lo que era, dejémonos de tópicos.

Pasa también que Del Bosque tiene tanta cabezonería en algunos aspectos, como cintura para otros. Nunca negociará el doble pivote, pero a cambio, puede rectificar el asunto de los delanteros e incluso ensanchar el campo con Navas. Eso le vino bien a España que ocupó más espacio a costa de sacrificar un hombre interior. Pero para ello tuvo que venir antes el gol de Italia. Estupenda combinación que acaba con Di Natale frente a Casillas. El hombre gol del Udinese no perdonó. España supo reponerse aferrándose a sus propias virtudes, y de ahí nació una asociación supersónica que acabó en gol. La sucesión de ganchos provocó el bajón italiano (aunque nunca dejaron de amenazar) y el subidón español, convertido casi en un asedio. Torres tuvo dos clarísimas ocasiones como también tuvo Italia un cabezazo repelido por Casillas. El delantero madrileño las falló por falta de talento. Navas volvió a reivindicarse como plan B e Iniesta se destacó como referente futbolístico de esta Eurocopa. Solo él parece combinar toque, talento y verticalidad en la medida justa. Pese al despiste inicial, lo que tardaron en encontrar asociaciones verticales y la evidente falta de punch, España aún en dificultades, supo reconocerse ante el espejo. Va por el camino correcto, solo que sucede que ni Italia ni nadie pondrán las cosas fáciles. Y eso, a algunos, parece habérsele olvidado.