Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Cómics y Literatura, General

El viejo “Nuevo Universo”, rebrote de nostalgia

Redactado y publicado por el Lunes, 23 marzo 20092 comentarios

Ya explicó Andrew Zimmerman por aquí que fue de Nuevo Universo, la línea de cómics paralela con la que Jim Shooter, antiguo editor jefe de Marvel, pretendía aprovechar el tirón del 25 aniversario de Marvel y así poder crear un universo (valga la redundancia) sin historia  y sin superpoblación de  héroes.  Aquí el pasado no era más que nuestro pasado hasta entonces y la ambientación era mucho más real. Las posibilidades creativas eran infinitas. Valorado ya el contenido de Psi Force, pasemos a las otras dos series que se distribuyeron en España hasta el número doce, apenas un año de colección mensual, que por entonces costaba cien pesetas. Estas series son:

Star Brand:

En esta serie la acción se desarrolla en el epicentro de la vida de Ken Connell, un joven apasionado de las motos que, un día, descubre a un anciano vagando por el bosque, cuándo interactúan, el anciano le toca el brazo y recibe de un una marca de poder sin saberlo. Esta marca le otorgará poderes a gran escala, por ejemplo, gozará de una fuerza increíble y podrá incluso volar, pero a cambio condicionará su vida con la presencia intermitente del anciano, que querrá recuperar su marca y con la implicación en varios problemas paralelos. De entre los personajes secundarios, guardo gran cariño a Pato, una chica de clase baja que no cesa en su empeño por conseguir al protagonista de la serie. Es además, un ejemplo de  evolución en los cómics, ya que Pato no es la mujer del superhéroe ni la novia, es una especie de ligue pasarejo, incluso a veces no demasiado bien considerada y que refleja bien la apertura de miras de la época, creando protagonistas y antagonistas y todo el espectro que entre esta bipolaridad existe.

La serie comienza con Jim Shooter al mando (lo cual habla bien de la implicación del “jefe” en el proyecto y de la importancia que se le daba a Star Brand) y un joven John Romita Jr a los lápices. Y no lo hace mal, los cinco primeros números tienen tensión, incertidumbre y muchas tramas abiertas. Sin embargo, con los recortes presupuestarios, las malas ventas y la frustración de Shooter al ver su gran proyecto naufragar (hay que tener en cuenta que Shooter pretendía crear un universo atemporal, y apenas duró varios años), la serie cambió de dirección y pegó un bajón considerable, pasando de un equipo creativo a otro, girando la trama y los personajes y finalmente divagando en manos de John Byrne, que ya por entonces comenzaba a desvariar y a restar coherencia a los proyectos en los que se implicaba.

Personalmente resulta un gran desencanto ver como una serie a la que guardas cariño y que comienza con un tono aceptable (muchas series peores hemos visto mantenerse a lo largo de los años), desvaría y acaba sin rumbo ni coherencia. Finalmente, la cosa duró diecinueve números en Estados Unidos más un Annual dónde se finiquitaba la serie.

24523-3652-27286-1-star-brand_super

Justice:

Justicia, de las series que se editaron en españa de Nuevo Universo es la que presenta un mayor debate moral y existencial y se aleja un poco de serie de aventuras para ahondar en la profundidad del personaje. Tensen, que es Justicia, el protagonista, es un ser importado de otro mundo,  capaz de leer el aura de las personas y diferenciar si son buenas o malas. A las personas malas, simplemente, las destruye con un rayo mortal que brota de su brazo derecho, convirtiéndose de paso en un asesino.

Pero claro, todo depende del código ético de cada pueblo, en el antiguo pueblo de Justicia las cosas funcionaban así y esa manera de proceder no es más que una extensión de los valores que le han sido inculcados. El debate entre lo bueno y lo malo, los jueces y los verdugos se sitúa por tanto encima de la mesa y va cogiendo peso con el paso de los números.

La pena de Justicia es que contaba con profesionales muy mediocres y pese a que la idea era buena, el resto de personajes parecían esbozos de personajes y no personas y se perdía la trama sin terminar de definir bien el pasado de Justicia, su entorno y los personajes verdaderamente importantes para él.

La serie duró doce números en España y treinta dos en Estados Unidos. En un principio fue creada y llevada a cabo por Archie Goodwin y Geoff Isherwood, después adquirió un tono mucho más oscuro y siniestro con la llegada de Gerry Conway guionizando y Keith Giffen a los lápices, la serie revuelve el interior de Tensen, usando monólogos interiores y mostrando todas sus dudas pues al fin y al cabo, se trata de un hombre extraño en una tierra igualmente extraña. Aquí comienzan también los viajes interespaciales y el mal se vuelve más amenazante que nunca.

Y hasta aquí la aventura en España. Luego fue recogida la serie por Peter David y me hubiera encantado ver el destino de Tensen en las manos de un guionista de calidad.

justicia

Buceando, he encontrado un blog estupendo que analiza las demás series de Nuevo Universo, inéditas en España. El mismo Blog es muy interesante para comparar presente y pasado de los cómics Marvel.

Pese a los malos resultados de las series de Nuevo Universo, en general,  las asocio con mi niñez y con una época en que disfrutaba los cómics sin la necesidad de plantearme quién era el dibujante, el guionista o el tranfondo del proyecto, leía los tebeos, los disfrutaba y me creía todo lo que en ellos pasaban. Nada más. Ahora, volver a leerlos, es como rescatar parte del léctor que un día fui y que andaba perdido en algún lugar de mi memoria, esperando a ser rescatado. Un tremendo rebrote de nostalgia.

Scriers.