Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Abogado del Diablo, Opinión

El crepúsculo de Aragón

Redactado y publicado por el Sábado, 2 febrero 2013No hay comentarios

Dicen los más viejos del lugar que sufre el mal de la egolatría en su grado más severo. Cuentan que desde que abandonó las drogas no junta dos versos decentes, que sus críticas al concurso persiguen la popularidad barata, que solo pretende vender libros. Que se siente bien en la crispación. Aseguran que su tiempo pasó, que tiene que salir al escenario para llamar la atención, que ahora su droga es darse continuos baños de masas entre su séquito más leal. Que su tiempo pasó, que debería, si tiene dignidad, dejar paso a las nuevas generaciones.

Yo, en cambio, creo que Catastrophic Magic Band tiene dulces gotitas de genialidad. Que un halo romántico envuelve al Falla cuando esos magos salen al escenario. Que sus pasodobles están a la altura del puño nervioso, crítico y ácido que escribió aquello del que no creía en el paraíso. Que su pulso al poder sigue más vigente e intenso que nunca. Que la poesía es carnavalera. Que si se va, seguidores y estos mismos detractores que desean enterrarlo, lo echarán de menos. Que a los talentos hay que cuidarlos, que luego se marchan y queda el vacío en el universo carnavalero, ese limbo donde no hay críticos, banderas ni rencillas personales, donde tan solo se encuentra la afición y el escenario frente a frente. Ese lugar donde el ingenio y el arte siempre es bienvenido y de donde Juan Carlos Aragón no debería bajarse nunca.

foto: La Voz Digital