Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Cómics y Literatura, General

Daredevil, a la manera de Miller

Redactado y publicado por el Lunes, 14 abril 2008No hay comentarios

 

Llegó a mis manos una de las miniseries más famosas de los 90, aquella en la que Frank Miller redefine el personaje de Daredevil, tanto, que llega a hacerlo propio, casi creado por él. A los lápices, el John Romita Jr. bueno. Ahora lo explicaré. Antes, el título de la miniserie, que no es otro que Daredevil, el hombre sin miedo.

Empezando de cero, podríamos decir que Frank Miller se ha hecho con un prestigio importante en la industria del cómic, en primer lugar por su visión personalísima de los superhéroes, que a veces no parecen tales, y sobre todo, por redefinir y actualizar las constantes vitales de algunos de los personajes más carismáticos del mundillo. Esto es, Batman (en Batman: año uno) y Daredevil en Born Again. Incluso, a su manera, redefinió a Superman.

Pero quedaba una espinita. Fran Miller tenía intención de redefinir a Daredevil desde el principio, desde antes de su accidente hasta el momento de convertirse en el justiciero ciego. Y para eso se embarcó en Daredevil, el hombre sin miedo. Dicen que originalmente era pensado como un proyecto de guión para una película, que después se transformó en lo que hoy sostenemos entre manos. Sinceramente, me lo creo. Este cómic tiene un aspecto cinematográfico, tienen una movilidad y una secuenciación más propio del cine. Romita Jr. parece concienciado en ello y le dota de una agilidad asombrosa al dibujo.

Por lo demás, nada nuevo bajo el sol, el que conozca al personaje lo conocerá mejor estructurado ahora (aunque hay que recordar que este origen es una especie de Ultimate, una biografía no oficial). Eso sí, la clave está en cómo Miller va ordenando las piezas del rompecabezas para que todo quede sujeto y justo en su lugar. Las apariciones constantes y bien marcadas de cada uno de sus personajes importantes, Stick, Elektra, Kinping, se hace con un tempo pausado y preciso, excelente. La clave del cómic está en que elabora el proceso que convierte a Matt Murdock, un niño que accidentalmente acaba ciego en Daredevil. Pasan años hasta ese momento, pasa Murdock por etapas bien diferenciadas de su vida y va escogiendo sus valores en el camino, madurando como haría cualquiera de nosotros.

Romita Jr está en su mejor versión, excelente en narrativa, cómo posteriormente en su vuelta gloriosa a Spiderman o en esa saga que se tituló Spiderman: Los años perdidos. Quiero decir, no se trata de ese Romita sobreexplotado, acosado por las entregas y por el abundante material que hemos visto deambular por Marvel durante muchos años. No, no es el de Thor, ni Hulk ni nada de eso. Es el buen Romita Jr. Los que conocemos su trayectoria saben que hablo con conocimiento de causa.

Por lo demás, a mí el cómic me deja un regusto amargo. Creo que es un gran cómic, bien hecho, espectacular, atrayente… peeeero, creo que deja muchos cabos sueltos. Y es que sí, estaba pensado para eso, pero me hubiera gustado un final con Elektra de vuelta o Kingpin poniendo más carne en el asador. El rescate de la niña me sabe a poco. Además, teniendo en cuenta la trayectoria de Miller, uno conoce por dónde irá el guión, más o menos. Creo que para seguidores noveles y de toda la vida del personaje es un cómic perfecto, pero para lo más veteranos, no les aportará más que orden y buena estructuración de algo que ya conocían. Muchas luces y algunas sombras, como el mismo personaje.

Scriers