Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Cómics y Literatura

A espaldas del mundo

Redactado y publicado por el Miércoles, 7 marzo 2007No hay comentarios

¿Os podéis imaginar la vida sin salir de casa? A mí, que últimamente paso muchas horas fuera de casa, me resulta casi inimaginable. Pues existen personas que pasan los días encerrados en casa, con la única compañía de su ordenador. Esto es veraz. Solo salen de casa para lo estrictamente necesario. El fenómeno es propio de tierras niponas, pero a buen seguro se debe estar extendiendo por el mundo. Para ser más exacto voy a remitirme a la Wikipedia, que intenta dar una definición a este trastorno social, ¿vale?.

“Los hikikomori (en japonés ひきこもり o 引き篭り) son adolescentes y adultos jóvenes que se ven abrumados por la sociedad japonesa y se sienten incapaces de cumplir los roles sociales que se esperan de ellos, reaccionando con un aislamiento social. Los hikikomori a menudo rehúsan abandonar la casa de sus padres y puede que se encierren en una habitación durante meses o incluso años. Según algunas estimaciones, puede que haya un millón de hikikomoris en Japón (uno de cada diez jóvenes). La mayoría de ellos son varones, y muchos son también primogénitos.”

Pues hay un manga que aborda esta temática, se trata de Welcome To The NHK, obra de Tatsuhiko Takimoto al guión y Kendi Oiwa al dibujo. El protagonista de la colección es Sato, uno de estos hikikomori, un joven que con 22 años ha abandonado sus estudios de la Universidad y se encuentra en paro, viviendo del dinero de sus padres en un pequeñísimo apartamento en el que se enclaustra por temor a la sociedad. Yamazaki es su único amigo, otro hikikomori, pero este algo menos acentuado. Entre los dos intentarán ganarse la vida poniendo en marcha una empresa de videojuegos eróticos, de esta manera no tienen que salir de casa. Menos mal que aparece una chica, Misaki, empeñada en ayudar a Sato a superar su trastorno. Las relaciones entre estos tres personajes principales y los intentos de superación de Sato conforman el grueso de la colección.

La toma de contacto con este manga no es fácil. Hay mucho desfase en sus páginas, sobre todo cuando a Sato le da alguna de sus neuras o se ve poseído por sus extravagantes ideas, pero.. ¿qué podemos esperar de un hikikomori?. Es este el encanto del comic, ver como su protagonista es verdaderamente consciente de su problema y como le dan esos grandes altibajos, como hace frente a ellos e intenta salir adelante. El humor es el modo de amenizar un manga que toca un tema delicado, porque no sólo aborda el encierro juvenil de estos chicos, sino que también trata ligeramente temas como la pederastia, la exigencia de la sociedad nipona o la verdadera amistad, incluso el amor. Por eso creo que se le puede sacar bastante jugo a Welcome To The NHK, porque puede dejar al lector pensativo, planteándose el porqué de los roles sociales o las etapas establecidas de nuestro modo de vida occidental. ¿Nunca habéis pensado por qué tenemos que seguir un orden de vida establecido?. Aunque simplemente como manga de entretenimiento y/o humor también puede funcionar, ya que tiene momentos divertidos.

La verdad es que no defiendo este manga por sus cualidades artística, por tener un excelente guión o un ágil dibujo, sino que me resulta original el tema elegido, el planteamiento en sí a modo de comedia autoparódica. Como restando importancia a temas realmente serios.

En el apartado más técnico de la obra tenemos un clásico tomo manga, editado por Ivrea en su sentido oriental original, de unas 170 páginas, y eso sí, bastante caro. A 9 euros por número uno se plantea si seguir la colección, aunque de momento seguiré con ella porque suma más que resta.

Leyendo sus dos primeros tomos de esta serie regular me he divertido bastante. Lo jodido del caso es que uno comienza a sentir simpatía por Sato, incluso a veces lo comprende y se siente identificado… ¿no os resulta realmente aterrador?.