Cómics y Literatura

Cine y TV

Deportes

Música

Opinión

Inicio » Cómics y Literatura

10 motivos para leer Buscando la felicidad de manera equivocada, de Elisa Fuenzalida

Redactado y publicado por el Jueves, 10 octubre 2013No hay comentarios
  1. Haber encontrado una voz femenina de mi generación  que me genera una empatía positiva. Con sus lógicos matices, pero comparte la desazón, la desorientación y la necesidad de expresar cuánto le ha decepcionado el mundo en el que vive, hasta el punto de sentirse en una huida perpetua. Eso, aunque no venga a cuento personificarme, me sucede a mí.
  2. La poética del fracaso tan Bolañiana que rezuma todo el librito y que pone broche y final con una frase cuyo fondo es esperanzador: Déjenlo todo nuevamente. Láncese a los caminos.
  3. La literatura como boya en el océano del absurdo. En voz de la autora, dice así: “Una forma quizá algo perversa de colocarme a mi misma contra la espada y la pared. La pared era una vida con trabajo alimenticio, muebles de Ikea, rebajas de Zara  y bares los fines de semana. La espada es la literatura.
  4. La reiterada traición al lector. El libro comienza como una biografía de un intento de suicidio,se transforma en apenas unas líneas en crónicas de viaje y acaba siendo un ensayo cuyo tema, yo diría, es la derrota. Y todo, de alguna manera, guarda un sentido oculto.
  5. Esa gráfica de la relación de la protagonista con el dolor, que ilustra a las claras su caos interior, los vaivenes emocionales, la constante del sufrimiento.

    Elisa Fuenzalida

  6. El momento confesionario del Henry Rollins intelectual: “Consentí a su charla ligera quince segundos y luego se la colé: le pregunté si vivía la vida que quería vivir. Me respondió con una metáfora maravillosa, acerca de un actor que decidía echarse una siesta en un descanso de la representación. Cuando se despierta, el teatro es el mismo, pero la obra que tiene que representar es otra. Él, que no está para nada advertido de su nuevo rol, sigue actuando en el papel que conoce, qué remedio le queda. La historia termina así”.
  7. El papel de Facebook, casi un personaje más, que aparece como un monstruo odioso e omnipresente que establece el orden social.
  8. El formato, una joyita que ha llevado al extremo el formato “bolsillo”. Es literal, lo llevas en el pantalón con total comodidad. Además, no se dobla, es duro, resiste y hasta puede derramarse un poco de agua encima que, misteriosamente, aguanta.
  9. La promesa de que este libro es tan sólo el prólogo de un largo proyecto sin formato. Ojalá siga la senda de esta tradición anarcoliteraria a  la que alude Gabriela Wiener en la contraportada del libreto.
  10. El tono “honoluliense” del libro. De alguna manera, la editorial sigue creándose su personalidad a través de sus libros (Ainhoa Rebolledo y Sergi de Diego, Lucía Muñoz  Molina y ahora Elisa Fuenzalida). Voces nuevas, pensamiento contemporáneo que, aunque parezca no tomarsedemasiado en serio, te dejan un poso reflexivo. Y luego esas portadas, con esas jóvenes que parecen querer decirte algo. Lo que quieren decir, lo tendrás que descubrir tú mismo.